Written by on August 28, 2017

A woman uses a coat hanger to try and retrieve an item from a destroyed house Aug. 26 after Hurricane Harvey struck Fulton, Texas. (CNS photo/Rick Wilking, Reuters)

Las diócesis católicas y organizaciones benéficas se están organizando rápidamente para ayudar en las secuelas de un huracán de categoría 4 que hizo tierra con fuertes lluvias y vientos de 130 millas por hora el 25 de agosto en la zona de Rockport, Texas, al noreste de Corpus Christi. dijo el Servicio Meteorológico Nacional en un tweet 27 de agosto que la precipitación espera después del huracán y la tormenta son más “están más allá de lo experimentado antes.” El huracán, llamado Harvey, se dice que es el más fuerte para golpear los Estados Unidos en más que una década y quizás la más fuerte para hacer tierra en Texas.

Catholic Charities USA, así como la Sociedad de San Vicente de Paul Servicios de Desastre, anunciaron a principios del 26 de agosto que se están movilizando para ayudar a un número aún desconocido de personas afectadas por el huracán. La Conferencia Católica de Obispos de Texas tiene una lista de organizaciones benéficas que ayudan con el desastre que aparece en su sitio web en https://txcatholic.org/harvey.

Las autoridades reportaron al menos cinco bajas desde el 27 de agosto, pero debido a problemas de seguridad, no muchos equipos de emergencia han sido capaces de responder a las secuelas y gran parte del daño es desconocido. El gobernador de Texas, Greg Abbott, declaró al estado una zona de desastre, lo que permitirá que el dinero federal ayude en la reconstrucción. Los grupos católicos dijeron que quieren ayudar con las necesidades inmediatas de las comunidades afectadas.

“Enviaremos equipos de respuesta rápida para ayudar a nuestros conciudadanos afectados de San Vicente de Paúl y estamos coordinando a nivel nacional con los Caballeros de Colón, los Caballeros de Malta y (Catholic Charities USA)”, dijo Elizabeth Disco-Shearer, la Sociedad de San Vicente de Paúl, EE.UU.

El 27 de agosto, el cardenal Daniel N. DiNardo, presidente de la Conferencia de Obispos de los Estados Unidos, instó a “todas las personas de buena voluntad a vigilar de cerca las futuras solicitudes de asistencia a las víctimas y sobrevivientes en los próximos días”.

El cardenal también es el jefe de la Arquidiócesis de Galveston-Houston, una de las áreas más afectadas.

“El huracán Harvey golpeó la costa del Golfo de una manera catastrófica y devastadora este fin de semana, trayendo consigo graves inundaciones y fuertes vientos que han tenido la vida humana, causó innumerables lesiones, y dañó severamente casas y propiedades en toda la región”, dijo el cardenal en una Comunicado de prensa del 27 de agosto. “Los efectos de esta tormenta continúan poniendo a la gente en peligro, con escenas horribles jugando a su alrededor, como las de las personas atrapadas en sus tejados mientras el agua sigue aumentando a su alrededor. Muchas diócesis de la iglesia en los Estados Unidos han sido afectadas; muchos otros serán como la tormenta continúa. ”

Él pidió oraciones pero también ayuda para los afectados. Uno de los primeros en prometer ayuda fue la diócesis de Brownsville, Texas, donde el obispo Daniel E. Flores autorizó una segunda colección para ser llevada a las iglesias locales de la diócesis el fin de semana del 26 al 27 de agosto para enviar a las Caridades Católicas en las cercanías Corpus Christi y “otros lugares más afectados por la pérdida de poder, daños por tormentas, inundaciones”.

FUENTE: Rhina Guidos  |  Catholic News Service

DESCARGA NUESTRA APLICACION DE CELULAR GRATIS, CLIC EN LA IMAGEN DEACUERDO A TU CELULAR

Reader's opinions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Continue reading

REVIVE FM

Redescubre tu fe!

Current track
TITLE
ARTIST